Luna El misterio de Calenda

Crónica del capítulo 1×04 de ‘Luna: El misterio de Calenda’: “El monstruo”


Andrea (del blog Epic Us) nos ofrece como cada semana su particular visión de los capítulos de “Luna: El misterio de Calenda“, con un tono de humor que te enganchará crónica tras crónica. No puedes dejar de leerla, haznos caso y no te arrepentirás.

Pedazo de episodio que se han marcado en Luna, el misterio de Calenda. Si es que van a mejor, me he pasado todo el episodio en tensión y se me ha pasado volando. Vamos, que sigo encantada con él y con cómo va yendo la serie ^^ Así que, nada, no me enrollo más y vamos con la crónica.

El episodio comienza con la guardia civil buscando al Teniente buenorro. Consideran que sigue en Calenda, así que lo están buscando por el pueblo, pero lo único que encuentran es el coche en el que se fugó y que está lleno de sangre, lo que afecta a Sonia que fue quien le disparó; Ratilio, encima, tiene el tacto en el culo y dice que podría estar muerto… Grr, le odio muy mucho.

El teniente buenorro, por su parte, ha acudido a casa de Sara buscando ayuda. La guardia civil, de hecho, registra la casa, pero Sara lo oculta en su dormitorio. Por la mañana, mientras Tomás informa a Leire que no irá a clase porque sigue malito, Olivia le dice a Sara que está segura de que su hermano es inocente y, tras la participación de Leire preguntando que por qué no se entrega, añade que es un insensato. Ahora me imagino a Gandalf gritándole eso a Raúl, soy así de pava, xD.

Sara: ¡La virgen! Qué susto, macho… ¡¿Pero quién te has creído que eres: Edward Cullen?!

Sara tiene al Teniente buenorro en su cama (yo la envidio mucho) y, mientras le cura, le dice que se oculte en el desván porque Tomás está en casa. Cuando Raúl le da las gracias a la jueza por creerle, ella le explica lo del apartado de correos y que alguien había quitado el aparato de la caja. El teniente buenorro cree que es un localizador y añade que hay alguien en Hinojosa que podría ayudarles.
A todo esto, Sonia echa a alguien del calabozo y se da cuenta de que en la pared hay una pintada que indica que un tal Dimas pasó la noche del asesinato del capitán ahí. La chica cree que hay que buscarlo para ver si el teniente tiene coartada, pero Ratilio desecha la idea, como todas. Además, han llegado los análisis que confirman que la sangre del hacha que encontraron es la del capitán Costa. Dios, pobrecito Raúl T_T

En la casa de la jueza, ésta informa a Raúl del descubrimiento de Dimas, así que él quiere ir a buscarle, pero Sara no se lo permite. El teniente buenorro manda a Sara a hablar con Carola, pues ésta tiene el teléfono de un hombre que conoce a todo el mundo. En cuanto la jueza se va, El teniente buenorro baja al baño para hacerse una cura, pero Indiana Tom tiene el oído súper fino y le escucha, así que sube a comprobar qué ocurre y se encuentra a su tío. Me ha faltado un abrazo, que conste.

Reencuentro entre tío y sobrino, muy majos ellos dos ^^

Tomás le informa de que les están vigilando y su tío, además de decirle que no le van a coger, le pide que cuide de Olivia y que no le cuente a nadie que ha estado ahí. Tomás, muy hábil él, le hace chantaje: le guarda el secreto, si a cambio Raúl le cuenta qué pasó con el abuelo y si es verdad que lo mató un hombre lobo. El teniente buenorro explica que fue un mero problema de lindes y que su mujer no lo aceptó, perdió la cabeza y ellos dos se criaron en un orfanato.

Tomás, decepcionado, le pregunta si cree que la abuela está loca, pero Raúl dice que lo que cree es que se puede contar una historia tantas veces que uno se la acaba creyendo y que incluso él creyó ver un hombre lobo por la sugestión. Bueno, eso lo he añadido yo, pero se sobreentiende, xD.

En esas, llaman a la puerta: es Sonia que está haciendo guardia y necesita agua. Indiana Tom mete el dedo en la llaga al preguntarle si ella disparó al teniente, por lo que la muchacha se va a largar, pero entonces ve sangre. Sonia encuentra al Teniente buenorro marchándose, ¿lo adivináis? Sí, por la ventana porque, al parecer, usar las puertas en Calenda es un delito que encima está tipificado en el código penal.

Raúl huyendo por la ventana, como todos. A ver quién es el que lo hace en el próximo episodio.

Ostras, que me enrollo. La cuestión es que Sonia apunta al Teniente buenorro para que no se fugue, pero éste prefiere la muerte a la celda y se escapa ante una anonadada Sonia incapaz de reaccionar. Por eso, cuando los demás llegan, Ratilio es un déspota de cuidado con ella y, además de echarle la bronca, la echa del caso. Jo, pobre chica.

El teniente buenorro, por su parte, va a ver a un camello para que le diga dónde está El Dimas y, entonces, vemos como alguien misterioso le da droga al Dimas. Uhh, seguro que es muy pura y la palma del subidón.

El hombre misterioso… O al menos a mí me parece un hombre.

En el cuartel, mientras tanto, Sonia revisa el parte, mientras Nacho mira los turnos y se da cuenta de que su compañera no está en ellos, así que se extraña. Sonia le explica que debe pasar un examen psicológico por si está en shock, también le dice que desde que disparó al Teniente buenorro está acojonada y que se le ha escapado por eso. Por cierto, ¿soy la única que cree que tiene un tono de voz parecido al de Amaia Salamanca?

Nacho la anima, mientras Sonia sigue repasando su parte y entonces se da cuenta de algo: en la sangre del capitán al morir había antihistamínicos. Tras que les reenvíen el análisis de nuevo, Sonia comprueba que en la sangre del hacha no hay ni rastro de ellos, así que la sangre no es del día de su muerte, así que alguien intentó inculpar a Raúl. Así se lo cuenta al juez que, por suerte, le hace caso.

Llegada a este punto, voy a pasar a la trama de Los mellizos para que quede ordenadito y con sentido. Esa mañana, Vera llega al mesón donde un grupo de marujas están marujeando sin ningún pudor o discreción sobre Carola, que las echa con un par, todo hay que decirlo. Vera le pide a su madre que vaya a descansar y que ellos se encargan de todo y, al final, la convencen.

Esto no es un anuncio de la Mixta.

Cuando se quedan a solas, Vera ve que su hermano tiene una mochila con ropa y se asusta pensando en que se va a marchar, pero su hermano le explica que es para Raúl y que va a dejar mochilas en lugares donde pueda refugiarse. Vera, más inteligente, señala que cualquier sitio que ellos piensen, se le habrá ocurrido a la guardia civil y entonces tiene una idea.

A todo esto, Nacho está vigilando el mesón y está bailando súper motivado en el coche, cuando va Vera en plan pasivo-agresiva para darle un café. Bueno, mejor dicho, tirarle un café encima y luego disimular, mientras Pablo le birla el walkie a Nacho. Mientras éste está en pleno robo, Vera se pone seductora, pero en cuanto Pablo obtiene el walkie, Vera manda a Nacho a la mierda, así que éste flipa un poco. Yo me parto con estos dos, en serio, ella lo va a volver loco a él y eso me mola ^0^

Nacho motivado en su actuación musical y Vera alucinando ante el percal.

De hecho, más tarde el pobre Nacho se vuelve loco buscando el walkie, mientras imita a Ratilio que le escucha, xD. Éste le pregunta por qué no responde al walkie y cuando Nacho explica lo que sucede, él mismo se da cuenta de lo que ha pasado. Encima, mientras tanto, los mellizos están escuchando el walkie y, ante la pregunta de Vera de si se lo cuentan a su madre, Pablo responde muy categórico que no. Lo que no saben es que Carola los ha pillado in fraganti.

Nacho se presenta en el mesón para pedirle su walkie a Vera, pero ésta se escaquea muy bien hasta cuando él le pide que no le mienta y que le diga que no ha sido ella mirándole a los ojos.

Después, Pablo escucha en el walkie que Raúl ha atacado a un camello y lo están comentando cuando escuchan que El teniente buenorro se dirige a la granja abandonada, así que van a marcharse. Al verles, su madre les para porque sabe qué está sucediendo y justo cuando les pregunta dónde está Raúl, cambia la imagen y lo vemos a él encontrando el cadáver de El Dimas. Y ahora a ver quién cojones ha matado a éste, parecía un hombre fornido, ¿no?

Raúl: ¡Canallas! ¡Emplastos! ¡Despatarrados! ¡Chuc-chuc! ¡Vendedores de alfombras! ¡Ganapanes!
(No tengo nada en contra de los vendedores de alfombras, sólo cito al capitán Haddock, XD)

Total, que la guardia civil sitia la granja abandonada, pero la familia de Raúl se presenta ahí y, de hecho, Carola consigue entrar en la granja y reunirse con su marido. El teniente buenorro está empecinado en huir, aunque le cueste la vida… Dios, hijo mío, pero mira que eres drástico y cabezón. Por suerte, Carola le dice que los mellizos están ahí fuera y que piense en ellos. Hazle caso, Raúl, tú de inmolarte nada de nada, ¿eh?

Al final, cuando se va a entregar, el juez llama a Ratilio para comunicarle la buena nueva, así que Raúl puede reencontrarse con su familia un poco felizmente. Que conste que lo he pasado fatal porque estaba temiendo que Raúl hicieran alguna tontería y le dispararan.

Mientras sucedía todo eso, Sara ha hecho sus propias pesquisas. Primero, ha ido a visitar a Carola (recordemos que Raúl la envía a ello para distraerla y fugarse) para preguntarle por el fontanero. Tras un breve cara a cara en el que Carola le dice que todo fue culpa suya y que siempre la ha cagado: que se creía que valía más que nadie y se fue de él muy joven, pero que seis meses después regresó embarazada y que el pueblo entero la señalaba y que Raúl la salvó.

La jueza se ablanda un poco y le dice que Raúl esté bien. Lo malo es que cuando le pregunta por el fontanero, Carola le explica que murió. Por eso, vuelve a casa, donde se encuentra que El teniente buenorro la ha liado parda al escaparse. En esas, le llama el técnico que les puede ayudar con el aparato, así que va a Hinojosa. Por el camino, Sonia le informa de que Rául es el asesino porque según los análisis la sangre del hacha era de David y, claro, se rebota un poco. Le ha faltado el “si es que soy tonta”, que decía Araceli Carnero, pero no, jueza, que Raúl es bueno.

Yo creo que si Raúl está ahí, le ataca con la escobilla del váter, a lo Serrano.

En la carretera dirección Hinojosa el aparato raro empieza a brillar, así que la jueza se baja del coche para ver dónde le lleva el aparato, que hace ruiditos depende de dónde lo dirija. Ya de noche, la señal es muy fuerte y Sara escucha unos ruidos raros, vamos, a mí me ha recordado a Sloth y al Gnomo y echa a correr. Parece que alguien la sigue. En su carrera, acaba llegando a una alambrada, donde la deslumbra un foco. Y a mí me ha dado la sensación que es un recinto militar o algo así o.0

Y, para acabar, dejo a Joel, cuya trama ha estado al margen de la del teniente. Su padre intenta hablar con él, pero Joezno le castiga con el látigo de su indiferencia, lo que hace que llore… Y yo seré una insensible, no lo niego, pero se me hace muy raro haber visto a un hombretón así llorar tanto en apenas cuatro episodios. Que alguien le ponga Los chicos no lloran, hombre… Mierda, ahora voy a tener la canción en la cabeza.

Joezno, ya en el instituto, empieza a notar cosas raras, lo que Leire interpreta como que está colocado. Se da cuenta de que un andamio se va a caer encima de La malota, así que se tira a salvarla.

Joezno en acción. Estoy deseando que le pongan unas mallas y un antifaz y se dedique a ser el héroe de Calenda o algo así, xD. Ey, molaría ;P

Mientras, Olivia se presenta en su casa hecha un manojo de nervios porque cree que se ha cargado la verja, pero fue el propio Fernando. Al final, ella se derrumba por la situación de su hermano y le explica que Raúl es su única familia, salvo su madre, que se volvió loca al creer que su marido había asesinado por un hombre lobo, algo que marcó la infancia de ellos: se criaron en un orfanato y temían que les separaran, además su hermano siempre la protegía… Incluso en esos momentos. Tienen ahí un momento mono, de hacer manitas, cuando a Fernando le llaman por lo que ha pasado con Joel.

Fernando se presenta en el despacho del médico acojonado, pero éste le informa que Joezno sólo tiene rasguños. El pobre hombre le dice que “podría haberse matado”, pero EmoJoezno dice que le da igual y que la culpa de todo la tiene él y demás reproches, que Fernando soporta estoico porque no se arrepiente de haberle salvado. EmoJoezno está en plan dramático y suelta un “hay cosas peores que estar muertos”. Ajá, bueno, vale que el tema es fuerte, pero… Yo no veo que de momento esté tan mal, de hecho parece una carpetera quinceañera a la que sus padres la han castigado sin móvil.

EmoJoezno es un héroe en el instituto, hasta El malote le da las gracias y hasta le invita a un botellón. Más tarde, Leire le pregunta si está bien y, cuando él le dice que sí, le da un besito en la comisura de la boca. Muy monos los dos con sus sonrisitas y miraditas, lo malo es que La malota los interrumpe para llevarse a EmoJoezno para comprar los vasos para el botellón. Escribiendo este párrafo me ha dado la sensación de estar en Tuenti, que conste, xD.

El besito, que ha sido muy mono, aunque lo mejor ha sido…

… La cara de pazguato enamorado que se le ha quedado a Joel.

Después, en su casa, Fernando le pregunta a su hijo si se ha tomado las pastillas, algo que EmoJoezno le deja claro que no ha hecho. Fernando intenta explicarle que hay cosas que no entiende, pero EmoJoezno pasa de todo y dice que se va a salir con sus amigos, algo que a su padre no le parece bien (según él ni son sus amigos, ni es como ellos y yo ahí le daría un minipunto), pero EmoJoezno insiste en que va a tener una vida normal, a pesar de todo, incluido su padre, que para algo le salvó. Fernando intenta impedirle el paso, pero su hijo lo tira al suelo y no, esta vez no llora. Increíble.

Y esa suerte tiene porque poco después se presenta Olivia en su casa para ver cómo está Joel y también cómo va el tema de las drogas. Macho, medio Calenda va a tomar a Joel por el Luisma calendario a este paso, xD. Fernando acaba explotando y le dice que su hijo le odia, nunca le va a perdonar y demás, por lo que las tornas se cambian y es Olivia quien le consuela.

EmoJoezno está en el mesón cogiendo priva (si nos vamos de botellón, lo digo como debe decirse, xD), cuando aparece Leire para ver cómo está Vera y él la invita, lo que deja a la chica desarmada. No me extraña, de ir de atormentado y distante a invitarle a todos los lados, es un señor cambio. Eso sí, a Leire le mola la situación que le gusta, aunque a La malota no tanto, que mira a Leire como si fuera la animadora zorra de una película americana.

Le ha faltado vaciarle un vaso de agua en la cara, llamándola zorra insípida.

Leire se presenta en el botellón, lo que sigue sin gustarle a La malota que de hecho se nos vuelve muy cani al soltar “esta zorra se va a enterar”. En cualquier episodio La malota le dirá a alguien que pasa de su culo y yo me emocionaré recordando FoQ, desde aquí os lo digo. Su súper plan maligno, o sea, súper malo, es ir a acosar a EmoJoezno que, o sea, está mazo bueno y además le ha salvado, o sea, que es algo así como su héroe.

Justo cuando le pega un morreo del quince, Leire los ve, así que se larga dolida. EmoJoezno va a seguirla, pero La malota se aferra a él, pidiéndole que se quede y Joel intenta deshacerse de ella, aunque no controla su fuerza y la tira al suelo, haciéndole daño, por lo que el resto se le tira encima, ahí, en manada. Joezno se acaba poniendo en plan domador y los mantiene a raya con una silla para poder irse.

Leire, por su parte, se ha ido al bosque con su perro que, de repente, empieza a ladrar y correr, así que le sigue, pero el animal es mucho más rápido. El problema es que se encuentra con Joezno, que está un poco desatado… Y se lo carga. Macho, el pobre Álvaro Cervantes se va a convertir en el coco perruno. Total, que se presenta en su casa con las manos llenas de sangre y su padre le dice que no se preocupe, que lo arreglarán. Y, por cierto, la pobre Leire se encuentra al perro muerto y esta pobre muchacha cada episodio que pasa se está convirtiendo más y más en carne de psicólogo.

Eso es todo por hoy. En el próximo episodio vuelve a ver luna llena, lo que mola porque podremos ver a Joel de licántropo. Además, Tomás va a intentar convertirse en uno, Raúl va a hablar con Nacho sobre Vera (lo que promete mucho) y Sonia y Nacho descubren algo que les da miedito. Qué ganas de ver el episodio, en serio, porque pinta todavía mejor que este ^^

Fuente