Luna El misterio de Calenda

Crónica Calendaria 2×01: Estos muertos están muy vivos


Como bien dijo Vera en el resumen de la temporada, cada día es una aventura en Calenda y pasan muchísimas cosas. Para que estéis informados, podáis recordar lo sucedido o, sencillamente, echaros unas risas, os traemos el Crónica Calendaria, donde Andrea (del blog Epic Us) cuenta desde su particular punto de vista los hechos acaecidos en Calenda.

Al fin Luna, el misterio de Calenda ha vuelto con su segunda temporada y un nuevo misterio que pinta mucho más interesante que el anterior. Lo ha hecho con un episodio bastante molón y que, incluso ejerciendo de presentación, ha tenido muchos giros y ha pasado de todo, así que me imagino que esto saldrá largo. Pero, bua, cómo ha molado *0*

Como en Luna todo está muy hilado y relacionado, me es muy difícil separar tramas, así que, como siempre, sólo puedo separar en las tramas de los jóvenes y de los adultos.

Empiezo con la parte protagonizada por los chicos, que así me quedará más organizado. El episodio ha empezado con Leire paseando por el bosque; en cuanto ha visto que empezaba a llover, ha ido a una ermita, todo esto, pensando en Joezno que, recordemos, se nos había tirado por la presa. Estando ahí, oye llegar a alguien, ¿y qué hace? ¿Quedarse dónde está? No, hombre, que es Leire’l visillo, así que se pone a curiosear como un chico y su hermanita hacen lo típico del “San Cucufato…” para recuperar cinco euros… que el hermano birla del dinero de las velas. Me fascina que haya al menos cinco euros ahí, pero bueno, también hay hombres lobo, so…

Leire’l visillo: Mmm, tengo una ventana como la del Mota. Uh, desde aquí me voy a enterar de todos los cotilleos del pueblo, jia, jia, jia.

Al mismo tiempo, Vera le deja un mensaje para convencerla para que vaya a una fiesta y conocer a Ricky. Al colgar, descubre que su hermano (que ha debido olvidarse de su cuelgue por Leire y liado con La malota, que, al parecer, puede separarse de su hermano. Yo como que lo flipo mucho) y su churri están robando botellas a Carola, así que Vera se china y les echa la cantada por robar. Así se hace, Vera, que me parece muy fuerte que la hija de Vito, dueño de todo el pueblo, ande birlando en vez de comprar.

Speak of the devil (admitiréis que el dicho inglés va mejor que el español para hablar del alcalde calendario), Vito aparece en El mesón buscando a Papá Dalton para decirle que suspenden la búsqueda de Joezno porque éste esta muerto. Uh, cuidado, que aquí Fernando te decapita y se queda tan ancho, ¿eh? Por cierto, Carola le echa una buena bronca por tener tan poco tacto.

Después, Leire está en el despacho de su madre, esperando para ir al instituto, aunque no quiere ir porque no puede ver el sitio de Joezno vacío. Entonces su madre debe atender a Ricky (efectivamente, el de antes) porque acaba de salir del centro de menores. Aquí el proyecto de Danny Zucko vacila a Leire y dice que se va a camelar a la jueza, incluso se juega que va a conseguir su teléfono. Cuando la jueza se reúne con él, Ricky Zucko se entera de que es la madre de Leire y flipa un poco, aunque no le afecta y, de hecho, lo consigue todo echándole un morro del quince. Hasta consigue que la jueza le pida que lleve a Leire al instituto, aunque deciden irse de excursión.

Ricky Zucko: ¿Ves cómo le puedo vender brillantina a cualquiera, Sandy?

 Leire: ¡Ha sido increíble! ¡Que mi madre no usa y mi abuelo es calvo! ¡Y no me llamo Sandy!

La lleva a una casa cochambrosa en el bosque, donde ha quedado con sus colegas, que son Vera y su nueva cuñada (en serio, que alguien me explique cuándo, cómo y por qué ha pasado esto). Reencuentro todo mono entre las dos amigas, por cierto ^^ Pablo aparece con la moto de correos y, sí, la ha robado. WTF? ¿Pero esto qué es? Para mí está claro: La malota lo está llevando por el mal camino.

Ricky Zucko no pierde ocasión y se pone a hacer el lerdo con la moto, lo que provoca que Leire se acaba cayendo al lago. Sus amigos van en su ayuda, pero la salva Joezno, que la besa y todo, aunque no tarda en darse el piro, dejándola como una pirada ante los demás. Joe, hago unos juegos de palabras de calidad, ¿eh? xDD.

Esa misma noche, Fernando llega a su casa y se encuentra con Joezno, así que se queda alucinado, luego emocionado y se dan un señor abrazo. Ainss, qué bonito. Además, Joezno con esa barba se parece más a su padre, xD.

Reunión de barbudos anónimos.

Al día siguiente, Leire va al instituto. Están todos preocupados por ella cuando aparece Nacho para detener a Ricky Zucko por robar la moto de correos. Éste se pone en plan chulito de nuevo, pero, por suerte, Vera es una ídola. Para que ni Ricky ni Pablo acaben pringando, le dice a Nacho que Ricky estuvo con ella. De paso, pone celoso perdido a Nacho, que parece desarrollar manía persecutoria por el chulito porque, claro, a su Vera no se le toca, hombre ya.

Más tarde, para estupefacción general, Joezno aparece en el instituto. Leire y él se miran. Jo, hijos, qué sosos, ¿qué ha sido de las carreras para abrazarse? Bueno, de Leire lo entiendo, que la pobre está alucinando no, lo siguiente. No obstante, por falta de sangre en las venas, aparece el director para pedirle que le acompañe y se quedan sin encuentro en condiciones. Aunque, bueno, la escena me ha parecido muy bonita :3

El súper reencuentro de la pareja.

Vera es shipper de estos dos y, claro, vive el reencuentro súper emocionada.

Después, mientras Vera defiende a Nacho delante de Ricky (que se entera gracias a La malota de que salían juntos), Joezno reaparece. Hay que decir que Vera está todo contenta cada vez que lo ve y eso me mola, que estos dos podrían molar como amigos. Joezno va a hablar con Leire, que sigue confusa perdida y eso que Joezno le dice que ha vuelto por ella y que la quiere. Ella le dice que ha estado a punto de volverse loca, que no entiende nada y se marcha. Normal, por otra parte, es que Joezno ha heredado el tacto de su padre, claro está.

Nacho, por su parte, está dispuesto a enchironar a Ricky Zucko porque le da igual todo y va a cuidar de Vera, que la sigue queriendo y eso aunque se viera obligado a dejarla. Ainss, qué mono :3 ¡Qué vuelva ya, contra! Sonia, por cierto, intenta disuadirlo, pero no lo consigue y, al final, descubre que las huellas de la moto coinciden con las de Ricky.

Entonces, en El mesón, Joezno les pregunta por Leire, pero Ricky Zucko se pone borde de narices el so gilipollas y Joezno se acaba yendo. Por suerte, Vera le consuela un poco… y en esas llega Nacho para detener a Ricky. Oh, lo que me habría gustado verlo enchironado, que me cae mal, peeero el tío le hace chantaje a Nacho al sacar a colación que éste estuvo con Vera. ¡Será mamón! Cada vez que abre la boca, me cae peor, macho. Nacho lo deja pasar, pero le deja muy claro que como meta a Vera en un lío, lo va a meter a él en el reformatorio hasta que su madre se olvide de su cara. Palabras textuales, por cierto.

Joezno, mientras tanto, va a su casa y ahí se da cuenta de que Salva sigue en Calenda, ya que lo siente. Será cosa de manada. Joezno sale corriendo porque Leire está en el bosque, para salvarla, pero… ¿No es de día? Quiero decir, que Salva debería ser, pues eso, Salva, ¿no? ¿O es que estamos pre-luna llena y no me he enterado?

Fernando: Pero hijo, ¿qué pasa?

 Joezno: Es Salva. Está aquí. Lo siento en la tierra, lo huelo en el aire.

Fernando: ¿Pero ese no era el poder de la cocinera del Estrella Polar?

En el bosque, Ricky Zucko está disparando a unas latas, cuando todos deciden bañarse en la laguna, a lo videoclip o peli americana, les falta la típica rueda colgando de un árbol. Leire decide mirarlos, por lo que Ricky Zucko va a tirarla, tienen un momento de tensión sexual no resuelta y justo llega Joezno, de puntería más infalible que un reloj suizo.

Mientras éstos hablan, La malota va a la casucha en busca de mantas, pero se encuentra con Salva, que más parece un chacho sacado de The walking dead. Da miedito el tío. Joezno se va a marchar, cuando La malota consigue zafarse y grita pidiendo auxilio, huyendo del profe-objeto lobuno. Salva corre hacia los chicos y los hechos se precipitan: mientras Joezno se tira sobre Leire para apartarla, Ricky Zucko le pega un tiro al hombre lobo.

Por otro lado, voy con la investigación y los adultos. Todo comienza cuando, tras que Leire’l visillo haya abandonado la ermita, cruzándose con Marcela, el suelo del edificio se hunde. Que, ojo, no veáis qué cague, yo estoy ahí y ni llamo a la guardia civil ni mierdas, peto a correr hasta esconderme en mi cama. Bueno, la mujer llama y lo oímos de refilón pues nuestro querido Nacho casi se mata poniendo el cuartel “bonito” para recibir a Sonia, que vuelve tras lo sucedido con Salva.

A todo esto llega Sara y tiene una escena toda mona con El teniente buenorro en la que parecen una parejita, vamos, aunque entonces llega Vera. Además, el novato está intentando contarle a alguien lo de la ermita, pero todos pasan de él; en el caso del Teniente buenorro es para hablar con su hija, que le pide que vuelva a casa porque su madre está fatal y Pablo está tontísimo. La muchacha hasta se ofrece a ayudar y, claro, le toca la patata al pobre Raúl que le promete hablar con Carola.

Encima, en esas, Vera ve aparecer a Nacho con un ramo de flores y éste no tiene otra ocurrencia que decirle que son para él… Dios… Nacho, really? Al final, le cuenta la verdad, por lo que Vera le llama cobarde y se va como ella sabe hacer. En ese momento, Ratilio le echa la bronca al Novato por no dar aviso de lo de la ermita, xD. Ainss, pobrecito Novato, que hasta Nacho se hace el profesional con él… Nacho, profesional… Jajajaja… Ains, perdonad, que me ha entrado la risa floja, pero es que…

Ay, como los echaba yo de menos :3

La cuestión es que van a la ermita, donde Marcela le suelta unas cuantas ironías a Nacho y le pide quedarse con las reliquias del Santo. Según Nacho quiere hacerse un caldo, xDD. Dios, Nacho, mira las marujas enfurecidas que tienes ahí, no bromees con el Santo que te matan. Un guardia le llama porque han descubierto algo, así que Nacho y El novato bajan a la cripta (macho, qué gigantesca) un poquito bastante acojonados (y eso que ellos no escuchan la música malrollera) donde ven un cuerpo amortajado… Pero que está vivito y les arrea un susto del quince.

La noticia flipa a Ratilio, que se reúne con el forense. Éste dice que está hecho un cromo, tiene unas quemaduras muy extrañas, habla un idioma rarísimo y, ojo al dato, no tiene huellas dactilares. WTF? En esas aparece la jueza y es que resulta que el forense es Ernesto, su padre, que pasa de jugar a la petanca y mirar obras para ejercer de forense, aunque ahora está jubilado y era auxiliar. Sara la recuerda todo eso, antes de que Las marujas enfurecidas se flipen diciendo que el Amortajado muy vivo es el santo.

Mientras tanto, en El teniente buenorro habla con Carola porque quiere volver a casa y quiere mucho a los tres, pero Carola le dice que él ya no tiene ilusión, que sólo vuelve porque ella le da pena y que está enamorado de Sara.

De vuelta en el cuartel, Nacho descubre que quieren pedir el traslado de Sonia, pero… pero… ¡Serán pedazo de cabrones gilipollas! Aquí, los súper profesionales, no les jode, pues que yo recuerde Ratilio, además de un cabrón, le da a la botella ¬¬U Encima, justo en ese momento llega la pobre Sonia, que se huele la situación, aunque Nacho le dice que no, que están preparando una fiesta.

Otro que llega es El teniente buenorro, así que ponen en marcha en caso. Lo más interesante: deducen que alguien lo dejó encerrado ahí y, al colocar mal la lápida (que debe pensar un quintal según Nacho), ésta se rompió; El amortajado no tiene huellas, pero sí tatuajes. Raúl le pide a Sonia que lo grabe para que puedan traducirlo, ya que tampoco saben en qué idioma habla. Luego, va a hablar con Sara para decirle que, de momento, pide la excedencia porque quiere estar más tiempo con su familia y el trabajo lo aleja de ellos. Ya, el trabajo, ya… ¿Eso quiere decir que en vez de “Sara” tengo que escribir “Trabajo“?

Trabajo no se toma muy bien la noticia de la marcha de Raúl y le dice que se ha pensado muchas veces el irse, pero que siempre ha encontrado un motivo para quedarse. Oye, chicos, si Trabajo y Motivo son vuestros motes cariñosos, que sepáis que tenéis un serio problema. Hasta “cari” sería mejor.

Trabajo y Motivo, la pareja de moda, que no puede estar más en fase denial, pero bueno.

Y por si éramos pocos, Arrabal llega bastante tranquilo por la medicación y se queda mirando al Amortajado con una cara… de hecho, hasta dice cosas de las suyas. “Así empezó todo, encontraron algo bajo tierra, algo que había permanecido enterrado durante quinientos años y que nunca debió salir… Ahí empezó la maldición. La maldición ha vuelto”. No, en serio, qué mal rollo da este hombre, es que hasta Raúl se queda impresionado, mirando como Sonia y El novato intentan que hable. El novato se pone de cachondeo, pero El amortajado se china un poco, le mira fatal y empieza a hablar y le coge de la mano, provocándole una quemadura. WTF?? ¡Han resucitado a La antorcha humana! OMG.

Por la noche, Sara vuelve a su casa, donde acaba en plan intercambio psíquico con su padre. Éste le dice que está bien que recuerde a David, pero que mire adelante. A ella no le parece tan fácil, pero Ernesto le pregunta por el hombre que tiene voz de doblar culebrones. Vale, el buen señor acaba de dejarme flipada. En primer lugar, es un título brutal para una novela sueca. En segundo, ¿desde cuándo se doblan los culebrones? Oye, un momento, ¿es qué el sexy body de Raúl me deja tan anonadada, eclipsada y demás que no me he percatado que habla como en una telenovela?

Raúl: Frijoles, pues claro que hablo como en un culebrón ochentero, Andrea Agapita de las Mercedes…

Yo: Oye, que sólo tengo un nombre… Y menuda elección, majo ¬¬U

Ernesto le dice que se va a quedar más con ellas porque está preocupado por Leire y justo llega ésta chirriada de haber caído al lago. Le dice lo de Joezno, pero no la creen porque, bueno, como bien ha dicho Ernesto, Joezno debería parecer una galleta deshecha. Leire se pone histérica, pero su madre la calma prometiéndole que lo buscará, pero si ella se queda tranquila.

Cuando llega al cuartel, ve a Nacho y al Novato ordenando el correo (que estaba por ahí tirado porque Pablo ha robado la moto) y se queda flipada al reconocer la letra de una de ellas: la de su marido. A Nacho le sorprende, eso debe de ser porque no ha enviado una carta nunca porque, vamos, Correos es lento de cojones. Sara lee la carta donde le dice a alguien, más o menos, que si se confirman sus sospechas, sacará a su mujer e hija de Calenda porque son lo que más quiere. Y que, por mucho que les cueste creerlo, tendrán que aceptar que lo que sospechan, está ocurriendo de verdad. ¿Pero a quién se dirige? ¿Qué temía? Jo, qué de preguntas.

Con semejante percal, al día siguiente llama al Teniente para contarle de lo de carta que, por cierto, va dirigida a un apartado de correos. Mmm, ¿recuerdo mal o ya encontraron un apartado de correos de David? Me imagino que todo estará relacionado. Sara también explica que en el sobre había un trozo de mapa viejo de Calenda con la ermita de San Clemente marcada. La jueza está segura de que tiene que haber una conexión (yo también) y que deben encontrar a la persona a la que va dirigida… pero entonces Raúl le dice que no va a investigar, que ha dejado todo atrás y se marcha. Jo, pobrecita Sara.

Para más INRI, justo entonces un mensajero trae las cosas de su padre y Sara, al llamar a la mujer de éste, descubre que se han separado.

Por su parte, El teniente buenorro recoge sus cosas y, de paso, le da la bienvenida a Sonia y, de paso, le pregunta si ha recordado algo. Ella dice que no, que sólo recuerda la luna llena y a Salva agonizando. Jo, pobrecita, con la buena pareja que hacía T0T Ernesto llega buscando a su hija y, mientras espera y observa al Amortijado, Ratilio se pone hecho un basilisco (sería más adecuado decir en plan Ratigan) con Sonia y le dice que ella no debería estar ahí. Cuando se marcha, Ernesto le explica a Sonia que el Amortajado es un camionero porque tiene un lado del rostro y el brazo más envejecido porque el sol le da siempre en el mismo lado al hacer la misma ruta.

 A lo Dick Van Dyke en Diagnóstico asesinato. Soy fan.

En casa de la jueza, Sara le cuenta a su hija lo ocurrido y ésta se queja de estar harta de ocultar cosas, pero entonces llega su padre a casa. Ni corta ni perezosa, la jueza le pide a Leire que lo entretenga, mientras ella oculta las maletas… Predicando con el ejemplo, ¿eh, Sara? Ésta está escondida con las maletas y los otros dos hablan sobre ella, la llaman doña perfectita, lo que le molesta, aunque Ernesto acaba diciendo que tenía que serlo para criar a Leire, estudiar y trabajar al mismo tiempo. Lo que me he reído yo con las caras de la jueza al oír “perfectita”.

Brutales las caras de Sara en esa escena, me mondo, jajaja.

En ese momento, Sonia la llama para decirle que El amortajado es camionero y que la única compañía de camiones que actúa en el pueblo pertenece a… ¡Sí, el alcalde Vito! No sé ni cómo lo habéis adivinado, xD. Por cierto, Ratilio pilla a Sonia en plena llamada, le echa la bronca y la deja fuera del caso, pero como Sonia es Sonia se fija en los tatuajes y se pone a investigarlos. Ahí, pasando de Ratilio. Y, de hecho, deberías comértelo si te transformar en mujerloba, hombre ya.

La jueza, por su parte, se reúne con Vito (al que el tema del Amortajado le hace mucha gracia) y le pregunta si lo conoce, aunque no es así. Sara está harta de que él lo sepa todo enseguida y él de que le llamen siempre, pero, claro, como dice Sara, es lo que pasa cuando cada vez que pasa algo en el pueblo, él está relacionado. Sara señala que habrá que esperar a que El amortajado hable, pero Vito, muy chungamente, en su línea, aclara que éste último no dirá nada.

Mientras tanto, Ratilio descubre que Sonia se ha llevado al Amortajado a las celdas y baja ahí para echarle una bronca de órdago. Pero es que se pasa tres, cuatro, mil pueblos. Sonia, la pobre, acaba llorando y diciendo que siente lo de Salva y que se sigue sintiendo muy culpable. Ratilio, implacable, claro, con lo profesional que es. Grr. Sonia renuncia, pero antes le explica que El amortajado es un mafioso armenio y le da el informe, cabreada. Yo se lo habría metido por el culo, Sonia.

La chica va al Mesón, donde se supone que es la fiesta, pero sólo encuentra a Nacho, lo que no le sorprende. Le está contando lo sucedido, cuando llega Ratilio junto al resto del cuartel y le pide perdón. Hombre, es lo menos que se merecía, querido. Grrr. También le pide que se quede en Calenda y ella, emocionada, acepta, pero deja muy claro que su compañero es Nacho ^^

¿Y está todo el cuartel celebrando? Pues no, porque Sara y El novato van rumbo a comandancia, para alejar al Amortajado armenio de Vito, cuando el tío se pone malísimo y casi los mata de un susto. Ostras, la escena ha estado logradísima. Bueno, una de tantas porque este episodio ha tenido unas cuentas de lo más inquietantes.

Sara: Oh, por Dios, ¡pero qué cutis es este! Parece un guiri tras haber tomado demasiado el sol, igggg.

El novato quiere ir al hospital, pero Sara dice que mejor vayan a su casa porque Ernesto puede tratarlo, el problema es que, cuando llegan, el buen hombre no está. Debe de ser la antítesis de Joezno, el oportuno, xD. Sara lo llama por teléfono y Ernesto le dice que lo metan en la bañera con agua muy fría y que le den un paracetamol (adjunto la información por si algún día os encontráis con un hombre misterioso que quema).

Al mismo tiempo, en El mesón Marcela le está contando lo sucedido a Carola (y deja caer que busca trabajo). El resto está de fiesta, hasta que Sonia se entera de que la jueza y El novato se han ido a llevar al Amortajado armenio a comandancia. Ratilio les explica sus descubrimientos (a buenas horas), así que todos parten raudos en busca de los otros, ya que no consiguen contactar por teléfono. Carola le pide al Teniente buenorro que no vaya, pero éste le dice que lo siente y se pira. Hombre, mujer, una cosa es dejar el trabajo y otra el quedarte tan pancho cuando dos compañeros están junto a un asesino-mafioso-psicópata-resucitado, que eso son palabras mayores.

Van a la casa de la jueza, donde se encuentran al Novato grogui en el salón y a la jueza ídem en el baño porque El amortajado les ha zurrado y se ha escapado. El teniente buenorro, en cambio, les da un tratamiento distinto, pues pasa del primero y abraza amorosamente a la segunda… hasta que Ernesto aparece y les corta el rollo. La parejita se mira intensamente, pero Raúl se acaba yendo y dejando a padre e hija a solas.

Para acabar, Marcela va al cuartel para preguntar por las reliquias del santo y, claro, con semejante percal, está vacío. El teléfono suena y a la buena mujer le da cosa no responder por si es algo importante, así que coge el teléfono. Resulta que son del servicio de traducción, así que Marcela, mientras va gruñendo por la situación (el comentario de las multas ha sido brutal, xD), apunta la traducción: “tenéis que marcharos. Marchaos antes de que los campos ardan, se abrirá la tierra y de las fuentes saldrá sangre. Iréis cayendo todos, uno a uno, nadie escapará. Vais a morir. Vais a morir todos”. Marcela, por cierto, se acojona viva, así que le cuelga, amenazándola un poquillo y sale por patas, cosa que no me extraña.

Y es que, mientras se escuchaba la traducción (a todo esto, la traductora impasible la tía, ¿eh? No le hacía ni caso a Marcela, xD), hemos visto como salía sangre (o vino o agua roja) de la fuente y como la gente iba cayendo una a una. La escena ha molado un montón, muy bien montada y muy mal rollera. OMG.

Eso ha sido todo por hoy. Que menudo episodio cargadito, creo que no había escrito una crónica tan larga en la vida porque, entre que ha sido hora y media (a lo Sherlock) y que han pasado mogollón de cosas. Así, en general, decir que me ha gustado mucho, que el misterio pinta más interesante que el anterior, que se agradece la ausencia de Olivia, la verdad, que era muy cargante, aunque ya podían haber comentado algo al respecto. Encima, las nuevas incorporaciones son muy grandes, sobre todo los tres adultos, que el chulito de Ricky… Meh… Demasiado chulito para mi gusto.

Chuleta de motes

Como puede que no hayáis leído las crónicas de la primera temporada y que, a veces, es difícil deducir por qué llamo a los personajes cómo los llamo (vamos, que soy una retorcida del quince a veces, lo sé), adjunto una breve chuleta por si la necesitáis 😉

Arrabal = Gerardo. Como en la primera temporada (y, al parecer, en esta también) Gerardo iba prácticamente clamando “¡vamos a morir todos!” y demás cosas bonitas al estilo “¡el milenaurismo va a llegar!” pues se quedó con Arrabal.

El teniente buenorro = Raúl Pando… Creo que en este caso no tiene pérdida, ¿no?

Joezno = Joel. Uno de los superhéroes de Marvel es Lobezno, que no es que sea un hombre lobo ni nada, pero, eh, admitamos que la fusión de ambos nombres queda guay. Además, Joel es como muy superhéroe.

La malota = Silvia. En la primera temporada, la muchacha era una chunga del quince junto a su hermanito del alma, ahora en paradero desconocido, y, como no era muy relevante, en casa la llamábamos así y ya se ha quedado con el mote.

Leire’l visillo = Leire. Vale, este tampoco es muy complicado, lo sé, pero bueno. La cuestión es que Leire desde el primer episodio ha demostrado gusto por cotillear, sobre todo a su vecino Joel por la ventana, cual Vieja’l visillo, cosa que no le reprocho, sino admiro (yo también lo haría, xD) y por eso se ganó el mote.

Papá Dalton = Fernando. Hay dos rasgos que definen muy bien a Fernando: que es un padre coraje dispuesto a hacer cualquier cosa por su hijo y que tiende a delinquir con facilidad, de ahí que tomara prestado el apellido de los delincuentes habituales de Lucky Luke, los Dalton.

Ratilio = Basilio. No sé vosotros, pero yo tengo una compleja relación con este hombre. Por cada vez que me cae medio bien, hay otras cinco que hace cosas como en este episodio o como cuando intentó cargarse a mi Teniente buenorro y me cae muy mal. De ahí que use la amalgama de rata y Basilio para referirme a él.

Vito = El alcalde. La verdad es que ni siquiera recuerdo el nombre de este hombre (me imagino que tendrá uno), pero es que siempre le he llamado Vito porque, además de un chungo del quince, es todo un mafias. Como bien dice la jueza en este episodio, está metido en todos los fregados, cual Vito Corleone.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!