Luna El misterio de Calenda

Belén Rueda: “Estoy encantada de volver a hacer una comedía romántica en televisión”


Belén Rueda habla para la revista Teletodo de “el Periódico” en la que nos habla de como lleva su personaje en “Luna, el misterio de Calenda” y como se van afrontando las tramas.

Usted dejó la ficción española en el 2008, ¿esto se asemeja?

No tiene nada que ver. Las audiencias que conseguíamos con “Los Serrano” hoy en día son impensables, y los presupuestos también.

Admito que aquella época fue dorada de las teleseries españolas y que se le fue un poco la olla a todos. Ahora el panorama es muy diferente. Nos vemos obligados a hacer el doble con la mitad de presupuestos y de tiempo.

¿Todo esto en qué se traduce?

Pues que el encargado de fotografía dispone de menos minutos para iluminar, que los de attrezzo tienen que montar los decorados en la mitad de días que antes, que los guionistas tienen menos tiempo para escribir y que nosotros también disponemos de menos horas para aprendernos los textos y ensañar. Pese a todo los resultados son fascinantes. En el extranjero siguen con mucha expectación nuestras ficciones. Continuamos exportando.

¿Te afecta el nuevo ritmo?

Es lo que hay, y no tenemos más remedio que adaptarnos a esto. Los actores estamos acostumbrados a vivir en la incertidumbre. Acabas una película, y no sabes si te llamaran para la próxima. Acabas una serie, y hasta el último momento la cadena no te confirma si tiene pensando emitir la temporada que viene. Lo que pasa es que la crisis ha acentuado este estrés. Si antes todo era inciertos, ahora aun se ha atribuido más presión en nuestro oficio.

 ¿Notas las crisis?

Y tanto que sí, como todos. Pero te confesare que lo que más me ha sorprendido de volver a la tele no es que los sueldos sean la mitad que antes, si no como ha cambiado la manera de trabajar y montar la series. Ahora todo tiene un ritmo más alto, es más rápido, más corto, más directo. Si enseñas un guión de “Los Serrano” y uno de “Luna, el misterio de calenda”, verías que más que menos en el mismo número de página hay el triple se secuencias y cambios de plano. La misma historia ahora se divide en diversas secuencias y las imágenes se intercalan a más velocidad.

¿Qué se persigue, que todo vaya más rápido? ¿Incluso en las tramas que más pesan?

Se dice la manera diferente que tiene el público de hoy de mirar la tele. Yo lo observo en mis hijas: les miro mientras siguen las series y compruebo que no lo hacen igual que 10 años atrás. Demandan que todo tenga más ritmo, que las imágenes y secuencias cambien constantemente, que un mismo plano no este delante de sus ojos más de 30 segundos.

¿Y esto no te vuelve loca?

En el rodaje no lo notamos, por que este resultado es fruto del montaje. Al actor le afecta más la presión de no saber si el trabajo que hiciste hace unos cuantos de meses gustará al publico que te verá esta semana, te vienen ganas de ir puerta por puerta, casa por casa, diciendo a la gente: <<Mirad la serie, que nos ha quedado muy bien, que seguro que os encanta>>. Y aquí no solo influye si lo has hecho bien o mal, si no que también que programa se emite a la misma hora la competencia.

¿Vives pendiente del indice de audiencia?

No te puedes aislar de esta presión. Este oficio es muy pasional, muy absorbente, y cuando estás grabando, no piensas en si te verá más o menos público. Pero el día que te anuncia la fecha de estreno, no puedes evitar sentir un poco de agonía. En  el cine pasa igual con el primer fin de semana de taquilla, estamos todos pendientes de los datos. En la tele a demás de esta cifra depende que el proyecto se renueve o se finalice.

Por cierto. La segunda temporada de “Luna, el misterio de Calenda” consta de tan solo ocho capítulos ¿No habrán más?

No tenemos ni idea, ni esperanza de saberlo fin que la cadena lo anuncie. ¡ Después dicen que los actores somos inestables! ¿Como quiere no lo seamos si acabamos una película o una serie y no sabemos qué será de nuestra vida? Con la serie es más dramático, por que hay un equipo, unos decorados y toda una maquinaria esperandote.  Y mientras tanto tenemos que comer.

¿Qué cara se te quedo cuando te dijeron que Tele 5 emitiría una nueva entrega de “Gran Hermano” a la misma hora que tu serie?

Lo más bueno de esto es que el veredicto no está nunca escrito.  A veces aquel reality tan famoso resulta ser un fracaso, y la serie modesta arrasa. Los gustos del público son un misterio, estamos a expensas de ellos.

“Luna, el misterio de Calenda” va comenzar siendo muy oscura, marcada por el misterio. La segunda temporada es más luminosa, con más humor, más romántica. ¿Ha sido buscado?

Totalmente. Desde los guionistas hasta los iluminadores, todos nos hemos contagiado de este espíritu primaveral. Queremos que todo siga más positivo, con más alegría, más emoción.

¿ Buscáis atraer un público diferente del aficionado al suspense?

Creo que el momento social, político y económico que está atravesando el país nos ha influido por que finalmente hemos cambiado de todo. Una serie de televisión es alguna cosa más que un simple producto de entretenimiento. Se mete en la casa de la gente, le acompaña, y ha de ser sensible al estado de ánimo del país. Cuando llegas a casa y enciendes la tele, quieres un programa que te evada, no que te amargue la vida, que ya amarga bastante el día a día. Una serie ha de cumplir este objetivo. Viene de gusto ver historias donde hayan conflictos, pero también emociones y amor.

Y esto es lo que le pasa a Sara, tu personaje en la serie, en la segunda temporada.

Sí, y me hace mucha ilusión. En estos capítulos tengo muchas escenas de humor con Álvaro de Luna, que se ha incorporado al reparto para hacer de mi padre. Y hay más emociones y caricias con Daniel Grao. En la temporada anterior no lleguemos a besarnos, pero ahora sí. Estoy encantada de volver a hacer comedia romántica en la televisión