Luna El misterio de Calenda

Análisis del final de Luna: Sacrificios, todo por amor y la eternidad


Hace una semana, los habitantes de Calenda cerraron por última vez sus casas una noche de luna llena. Bajaron las piernas, encajaron sus llaves en las cerraduras e intentaron cerrar los ojos temiendo que una macabra leyenda fuese más real que mito. Hoy, nosotros sabemos el origen de la historia, que busca la bestia todos los meses en busca de venganza. Tal secreto también le fue relevado a Raúl hace una semana. ¿Qué pasó? ¿Y cómo llegaron a este punto?

Conocedores más que ninguno de que los cuentos no son cuentos, los jóvenes se enfrentan a la prueba más dura de sus vidas. Vera está bajo punta de pistola por el alcalde; Joel, abandonando el pueblo para salvar a su amada; Silvia, afrontando que su padre no es el hombre que un día fue; Pablo, intentando dar con el orden entre su hermana y la condena que puede desencadenar su novia al llevar a cabo los deseos de su padre; Ricky, sacrificándose por la felicidad de los que quiere; y Leire, luchando por su supervivencia ahora que en más peligro está. Todos ellos afrontando lo que el destino les tiene deparado mientras la bestia original ha logrado escapar de su éxodo deseando cobrarse las vidas que un día no destruyó.

El final de Francisco

El alcalde ha secuestrado a Olivia y Vera, quién ha visto como Basilio le ayudaba a cogerle su pistola. Solo las dejará salir vivas de allí a cambio de comida, vehículo y gasolina. En un principio, pretenden dispararle según lo planeado cuando le facilitan el alimento, pero una llamada de Sara cambia las cosas: Él es el único que sabe como curar la enfermedad. En medio del caos, Basilio se escabulle entre la policía y se entrega a Francisco, con quién planea huir de allí sanos y salvos.

Tras asegurarse el coche, ambos se apresuran a escapar, aparentemente Basilio a punta de pistola, pero Vera le delatará frente a Murillo y su padre: Ha estado colaborando con el enemigo. Sin embargo, su alianza terminará muy pronto. Mientras se alejan de Calenda, la bestia ya ha escapado de la cueva y está deseosa de acabar con el alcalde.

Cuando creen estar a salvo, la bestia ataca el vehículo, se lleva a Francisco y lo destroza en el bosque. Basilio, por su parte, se queda en estado del shock al ver al monstruo. No se esperan que este es solo el principio. Licaon, el hombre-lobo original, tiene que llevar a cabo su venganza.

 

Hasta Málaga, el fin del mundo

Cuando Francisco libera a Vera y Olivia, la segunda corre a encontrarse con su hermano mientras que Nacho, desesperado, da rienda suelta a sus sentimientos y abraza a su amada con entusiasmo. Guiado por el miedo y el amor, la besa con pasión ante la atenta mirada de su superior y padrastro de la menor. Raúl se ve defraudado y traicionado por su amigo y le que ha hecho ya demasiado daño. Con todo el dolor del mundo, le deja de lado y continua con el operativo.

 

“Tú eras mi amigo, mi compañero. Me hubiese jugado la vida por ti. Pero ahora, ya no sé quién eres”

Nacho, destrozado por dentro y por la reacción de Pando, toma la decisión de dejar Calenda para no meter en problemas a Vera. Sabe que si se va, algún día ella le olvidará. Murillo rompe a llorar al ver que su amigo abandona el pueblo y le da una cálida pero triste despedida. Le echará mucho de menos.

“Ojalá algún día volvamos a encontrarnos”

De este modo, Nacho hace el equipaje, se sube a su coche y se aleja mientras escucha el disco que le regaló Vera. Llorando, recordando la historia que empezó con un “No te cortes” y sumergido en la canción, la chica reaparece en el asiento trasero y tras discutir sobre su relación, ambos acuerdan irse a Málaga, huir de Calenda y vivir felices y enamorados a pesar de las circunstancias.

‘No hay nada que me apetezca más que irme contigo al fin del mundo’

Sin embargo, Nacho sabe que no pueden actuar así y que Vera debe volver con sus padres. Por ello, mientras ella duerme, da la vuelta. Se despertará cuando estén llegando y la joven romperá a llorar al ver que la vida con el amor de su vida ha tocado su fin…

Al reunirse con Carola, en un principio, Nacho se dispone a dejarla con su madre pero con el corazón en mil pedazos, se cansa de sufrir en silencio y le asegura a la madre de Vera delante de todo el mundo que ella es lo que más quiere. Un silencio que actúa como consentimiento, lleva a la pareja a fundirse en un beso, el inicio del resto de sus vidas.

‘Cada mañana cuando me levanto solo pienso en una cosa: Como me gustaría hacerla feliz’

El rostro del enemigo

Ahora que ha descubierto quién es el hombre-lobo, Diego entra en casa de Fernando y Joel dispuesto a acabar con su vida pero se encuentra con que no hay nadie. La familia ha dejado Calenda.

 

Cuando Fernando regrese, Diego le atacará por la espalda, hecho que sentirá Joel, por lo que el hombre-lobo se apresura a salvar a su padre del cazador que lleva tanto tiempo intentando asesinarle. Cuando Diego le descubre, ambos se enfrentan y Joel consigue quitarle la máscara, desvelando su identidad y descubriendo que el padre de sus amigos, es el enemigo que quiere acabar con él.

 

Hiriéndole gravemente, lo encierra en el mundo subterráneo oculto bajo la trampilla. Lo encadena planeando el crímen, hecho que Diego verá frustrado cuando Raúl y la bestia original hagan su aparición, acabando con su vida para siempre.

Un parón en la tragedia

En el centro del huracán, Marcela se encarga del Mesón y más tarde, hará lo propio con Medina, con quién tendrá un rollo rápido entre muerte y muerte.

“No quiero ir oliendo a puta con esta tragedia”

La salvación

Silvia se reencuentra con sus amigos cuando Vera vuelve sana y salva. Entre lágrimas, abraza a su amiga y vuelve con su novio. Sin embargo, mientras su padre se condena al trágico final que le espera, ella busca unos documentos que él le encargó destruir. Es la única misión que le dejó y ella debe cumplirla.

Pablo y Murillo junto con Olivia intuyen lo que pretende hacer Silvia y la detienen a tiempo: Esos papeles son la salvación de Tomás y Leire. Gracias a ellos, vivirán. Son la única cura de la enfermedad y si el fuego los destruye, no podrán permitirles seguir con su vida. Al darse cuenta de la importancia de lo que tiene en sus manos, la hermana de Manuel deja el mechero y le entrega la salvación a Olivia.

El resurgir de la bestia

Licaon, el hombre-lobo original, ha escapado de la cueva al Raúl abrirle la trampilla desconociendo el monstruo de su interior. Ahora que ve su camino libre, se apresura a cumplir con el rencor que lleva guardado durante décadas. Lo primero que hace es desatar su ira sobre el alcalde, hijo de uno de los hombres que lo encerró. Tal cuerpo será hallado por Raúl y Medina.

‘Sea lo que sea, ha tenido que ser una bestia enorme’

Al llegar la noche, siguiendo con sus planes, Licaon alcanza al cazador, Diego, hijo de la otra persona que lo condenó a quedar relegado a la cueva el resto de su existencia. Arrastra su cuerpo por toda la casa de Sara. Cuando parece haber terminado, el monstruo se acerca al herido y asustado Raúl, pero al ver que al padre de esto sí que llegó a matarle, entiende que no debe asesinarle y desaparece desgarrando todo a su paso. Licaon ha cumplido con su venganza.

 

‘La bestia viene para vengarse’

Amor inmortal

Atendiendo al bienestar de su vida y de Leire, Joel toma la decisión de irse con su padre en busca de una nueva vida. Solo Ricky sabe la verdad y cuales son sus planes, el cual, tras hablar con la chica, se sube a su moto y detiene el vehículo de su amigo: No puede dejar que se vaya.

Ricky ha descubierto que Leire tiene la misma enfermedad de Tomás. Si ahora se va, no volverá a verla. Se está muriendo y su tiempo está limitado. En un principio, el licántropo le deja su papel a Ricardo, pero él le responde: Él no es la persona que Leire ama, sino Joel. Debe volver para estar con ella, no puede suplir su papel en esta historia. Ante el cambio de roles, el hijo de Fernando se sube a la moto junto a su amigo y regresa a Calenda dispuesto a cumplir su destino.

“Me encantaría estar con ella todos los días, pero no me quiere a mi. Te necesita a ti”

Cuando Joel va por Leire, que intenta mantenerse en pie afectada por la enfermedad al recibir la noticia, tiene una sensación de licántropo que le revela el peligro que está corriendo su padre por lo que regresa a casa, lugar dónde Diego le atacará y encerrará.

Mientras Sara vive el mayor sufrimiento de su vida al pasar un complicado día sin saber si hay cura o no para su hija, Ricky y Leire parten en busca de Joel, que ha desaparecido sin dejar rastro y ante la amenaza del cazador, lo más probable es que esté en serio peligro.

 

Al mismo tiempo que su hija y Ricky llegan a casa de Joel, Sara es sorprendida por Raúl, que pretende llevarsela de allí al descubrir que sí hay una bestia fuera en busca de sangre. La pareja se funde en un profundo beso pero Pando verá sus planes frustrados cuando Diego le sorprensa y acuchille.

Leire y Ricky hallan a Fernando maniatado y débil, pero al menos vivo. Tras comprobar que puede levantarse, acuden al pasadizo oculto dónde Joel ha sido encerrado mientras procede su transformación. Consciente de la poca probabilidad que tiene de salvarse ya que no sabe que han logrado los documentos del alcalde, Leire le pide a Ricky que la deje allí. Ella vivirá si la bestia la muerde. Por otro lado, mientras Licaon se deshace de Diego, Sara escucha la voz de Olivia desde su móvil: ‘Lo hemos conseguido. Podemos salvar a nuestros hijos’

‘Es la única manera que tengo de salvarme’

Leire besa a Ricky antes de obligarle a irse y cerrar la trampilla, dónde ella se abraza a Joel en pleno cambio. Para salvarse, condena su vida a la eternidad, asegurándose que siempre estará atada a ese amor inmortal.

‘Nada puede ser tan malo si estamos juntos’

Finalmente, Sara encuentra a Raúl herido pero el hombre ha sobrevivido a la cuchillada. Entre sangre y miedo, la pareja se besa conscientes de que su futuro se muestra prometedor ahora que Leire y Tomás vivirán y que Licaon ya ha cumplido con su venganza.

‘Mi destino es estar contigo’

Así pues, el licantropo se transforma mientras abraza a Leire, logrando por fin su final eterno y sobretodo, feliz.

¡HASTA SIEMPRE CALENDA!

¡GRACIAS POR HACER DE LA LEYENDA, TODA UNA REALIDAD!