Luna El misterio de Calenda

Álvaro Cervantes: “En “Luna” han mezclado ingredientes que interesan a una gran parte del público”


Álvaro Cervantes, Joel en “Luna, El misterio de Calenda” a sido entrevistado por Vanity Fair y a contado muchas cosas sobres su personaje y la serie.

Enhorabuena por la Biznaga de Plata por “El sexo de los ángeles”. Qué bien, ¿no?

Sí, la verdad es que no lo esperaba para nada. Una vez allí, después de ver la película, pues igual te lo planteas, no sé… pero no, no me lo esperaba, ha sido una sorpresa increíble.

Para un actor es una gozada pillar una buena racha (bueno, y para cualquier persona), y da la impresión de que tú ahora mismo la has pillado: un premio, una película, una serie, otra película que no mencionaremos pero que en breve será un bombazo…

La verdad es que estoy muy contento de poder ir trabajando en distintas historias que me están aportando mucho como actor y como persona. Es un gusto, y cruzo los dedos para que siga siendo así.

¿Y  qué tal vas llevando la fama? Porque con la serie de televisión y las películas que estás haciendo, me parece que este año vas a dar un salto cualitativo en popularidad, porque la verdadera fama se genera en la televisión…

Uf, pues la verdad es que sí… Hasta ahora no había convivido con la popularidad, porque los trabajos que había hecho no habían tenido demasiada repercusión mediática. Y ahora es verdad que con esta serie mi trabajo está llegando a mucha gente.

¿Y por qué crees que a tanta? Quiero decir, últimamente han fracasado unas cuantas series españolas, pero “Luna, el misterio de Calenda” está funcionando bien. ¿Hay algún secreto, o simplemente triunfáis por esa extraña moda de los vampiros y los hombres-lobo?

Yo no creo que haya secretos… A lo mejor el secreto está en conocer muy bien el producto y la historia que estás contando, y en tener claro a quién va dirigida. En el caso de “Luna” han mezclado ingredientes que interesan a una gran parte del público. Y creo que ahora mismo la televisión en España tiene ese componente de tener que llegar obligatoriamente a una gran franja.

Fuente