Luna El misterio de Calenda

Álvaro Cervantes: en 3D salto a una nueva dimensión


“Me siento fuerte y con hambre.Tengo un personaje potente.Y creo que estoy llegando a otro lugar”

Actor. Se encuentra rodando una serie que apunta muy alto. ‘Luna, el misterio de Calenda‘ se estrena el año que viene. Va de hombres lobo.

Hay una expresión que repite Álvaro Cervantes una y otra vez mientras hila su discurso. “Más que nunca”, dice, “más que nunca”. Y las palabras parecen describir una espiral a su alrededor, como si encapsularan su estado de ánimo pletórico y ambicioso. Cervantes, nacido en Barcelona, se acaba de mudar a Madrid para protagonizar una nueva serie de la factoría de Globomedia, “Luna, el misterio de Calenda”, con una trama al estilo Crepúsculo, pero con hombres lobo. Él, muy probablemente, se ponga en la piel de un joven licántropo, de gruesas patillas y pelo rubio escarolado. No lo desvela; sonríe y deja el enigma flotando. Solo añade: “Es una nueva etapa. Un salto. Y tengo un personaje potente”. Como dando a entender que se juega mucho con el papel.

Su vida como actor comenzó con una buena zancada: en 2008, estrenó “El juego del ahorcado”, de Manuel Gómez Pereira, su primer largometraje, en el que compartía pantalla con Clara Lago y Adriana Ugarte. Fue nominado al Goya como mejor actor revelación en 2009 y, aunque se quedó sin el busto del pintor (se lo llevó El Langui), dijo aquello de: “Me parece marciano estar sentado al lado de Benicio del Toro [en la gala de los Goya]”. Porque hasta entonces solo se había fogueado en la serie La abuela, de TV3, que duró una temporada, y aún no había interiorizado la interpretación como modo de vida. Ahora, en cambio, con 22 años, exuda energía interpretativa: incluso mató los momentos muertos de la sesión en 3D leyendo un libro sobre su oficio, “El actor y la diana”, de Declan Donnelan. “Creo que me puede servir más que nunca”, dijo sobre el volumen. “Y siento necesidad de descubrir. Estoy curioso, hambriento. La serie me está dando esa base para probar”.

Aunque Cervantes también encontró piedras en el camino hasta llegar hasta este sofá en el que ahora lee y espera a ser vestido para dar el salto a la tercera dimensión. Tras “El juego del ahorcado” se vio frente al vacío. Le entró vértigo, “ese miedo a dar el siguiente paso”, en sus palabras. “No encontraba el amor, la intensidad que había sentido”. Se dio cuenta de que había colocado un listón en un lugar inalcanzable, una meta “absurda” porque “cuando la colocas, te frustras”. El drama de los actores a medio forjar. Hizo cortos, papeles secundarios en el cine, alguna  TV-movie. Tardó un año en perder el miedo al qué vendrá. Se reactivó, según dice, con “Punta Escarlata”, un thriller en 13 episodios rodado en 2010 y emitido en 2011.

Ahí empezó un año sin tregua: por primera vez se fogueó en teatro; grabó “El corazón del Océano”, una miniserie de aventuras, con Hugo Silva, y le dieron el papel protagonista de 88, de Jordi Mollà. Todo su esfuerzo se podrá ver en 2012. “Me siento fuerte”, dice. “Y con hambre. Creo que estoy llegando a otro lugar”.

Fuente | Noticia adaptada por VAF para Luna – Mi Zona TV.


Etiquetas:,